Premio Alberto Burnichon

Cada año, desde 1997, la Feria del Libro entrega el premio al libro mejor editado en Córdoba, que lleva el nombre de Alberto Burnichon en honor de quien fuera un notable editor y un actor insoslayable del tejido social y cultural de una época.

Alberto Burnichon, abrazó con fuerza el oficio de editor. En su catálogo encontramos obras de narrativa, plaquetas y cuadernillos de poesía, y plaquetas y cuadernillos de dibujo. Entre los autores que publicó –en algunos casos, eran inéditos– pueden mencionarse, en una lista necesariamente incompleta, a escritores como Manuel J. Castilla, Daniel Moyano, Enrique Wernicke, Armando Tejada Gómez y Juan Gelman; y a artistas plásticos como Carlos Alonso, Cristóbal Reynoso (Crist), Remo Bianchedi, Luis Saavedra, Roberto Fontanarrosa, Hermenegildo Sabat y Antonio Seguí.

Quienes lo conocieron lo recuerdan como un personaje entrañable, que llevaba un portafolio cargado de libros y encendía diálogos en las redacciones de los diarios, librerías y bares, lugares que visitaba con frecuencia. De Burnichon dijo Eduardo Galeano: “Hizo lo que hizo, lo mucho que hizo, sin pedir a cambio ningún aplauso. Pero el Burni simboliza, aunque no lo haya querido, aunque no lo quisiera, a lo más entrañable del país que la dictadura intentó exterminar: el país profundo, hecho de tierras y de gentes fecundas en fraternidades y hermosuras”.

Nació el 14 de febrero de 1918 en Tigre, provincia de Buenos Aires. El 24 de marzo de 1976 un grupo armado irrumpió en su domicilio de Villa Rivera Indarte, donde se encontraba junto a su esposa, María Saleme, y parte de su familia. La casa fue saqueada e incendiada. Burnichon fue secuestrado junto a su hijo David, quien fue liberado poco después.

El 25 de marzo, en un aljibe de una finca en las afueras de Mendiolaza, fue hallado el cadáver de Alberto Burnichon. La cultura escrita recibía así una herida de muerte. Muchos caminos perderían sus puentes, perdiendo a Alberto Burnichon, tejedor de lazos profundos que conectaban el extenso territorio nacional a través de la voz de los poetas, de la obra de pintores, a través de su enorme compromiso en pos de visibilizar un país del que poco se conocía.

Además del premio, una ley provincial ha instituido en su memoria el 25 de marzo como el Día del Editor de Libros.

Ganadores 2019 – 2020

El Jurado del certamen otorgó el PREMIO ALBERTO BURNICHON al Libro Mejor Editado en Córdoba (2019/2020) a Trino, de Josefina Calvo (autoedición).

Lo resolvieron Jorge Torres, Hernán Jaeggi, Lino Frasson, Moro Burnichon (por la familia Burnichon) y Federico Lavezzo (por la Editorial Municipal), personalidades representativas de la literatura, la plástica y la industria del libro, luego de analizar los 37 libros postulados. Destacaron que Trino es un libro finamente autoeditado, escrito, ilustrado y diseñado por su autora, de excelente factura en todos sus aspectos: textual, diseño de formato e ilustraciones. Tiene, además, como original complemento, una “Pequeña Guía Ilustrada” (un libro dentro del libro) que cuenta cómo se pensó, escribió y realizó Trino, lo que coloca en un lugar central el aspecto editorial.

Asimismo, el Jurado resolvió otorgar tres Menciones Especiales, sin orden de mérito, a los libros:

Escribir no es importante, de Vicente Luy, editado por Caballo Negro. Un bello ejemplar, equilibrado en su forma y contenido, ofrece una selección cronológica de poemas de todos los libros que componen la obra impar del poeta cordobés Vicente Luy.

Cuentos con animales y rarezas, de Felisberto Hernández, editado por Detodoslosmares un volumen de relatos escogidos, a partir de la reproducción de sus primeras ediciones, en un libro sobriamente ilustrado por la artista uruguaya Raquel Barboza.

Anómalo archipiélago de islas probables, de Juan Manuel Conforte, e ilustraciones de Mariana Robles, editado por Prebanda. Se destacan su formato original, excelente factura gráfica y el juego interesante que proponen las láminas sueltas de Robles, intercaladas en un orden que invita a ser alterado.